¿Cuál es la carne más saludable?

 ¿Cuál es la carne más saludable?

En los últimos años ha habido un crecimiento exponencial de personas que han cambiado estilo de alimentación, abandonando el consumo de carne y otros productos de origen animal, bien por estilo de vida, por creencias o simplemente como una forma de cuidar su salud y alimentación. Nos referimos a todas esas personas que deciden adoptar un estilo de vida y alimentación vegana, vegetariana o crudivegana, entre muchos otros…

 

Sin embargo, también existe un amplio sector de la población que, aunque preocupados por su salud y alimentación, prefieren no renunciar a la carne y sus muchos aportes nutricionales. De hecho, en España nos encanta la carne, según informes del Ministerio de Agricultura, los españoles comemos una media de 47,6kg de carne al año. De esta forma, preocupados por mantener una dieta equilibrada, sana y completa prestan atención a qué alimento son los más saludables y más recomendables. Si tu también te preocupas por lo que comes, hemos preparado este artículo en el que queremos explicarte cuáles son las carnes más saludables que debemos mantener en nuestras dietas.

 

¿Qué carnes son las más saludables?

Según la Organización Mundial de la Salud, una buena alimentación debe estar compuesta, fundamentalmente, por alimentos de origen vegetal, crudos y cocinados, cereales, legumbres y semillas. Además, para que esta sea completamente equilibrada, debemos introducir proteínas, que puede provenir tanto de origen animal como vegetal. Llegados a este punto, aquellas personas que mantengan una dieta omnívora, se preguntarán cuales son las carnes más saludables y cuál es la frecuencia con la que debe comerse.

 

 

En esta línea, la OMS también recomienda reducir el consumo de carnes rojas a una vez por semana. Según un informe publicado por este organismo internacional, las carnes rojas y las procesadas contienen una serie de compuestos (ácidos grasos saturados, sal, colesterol y nitritos) que favorecen el riesgo de padecer ciertas enfermedades cardiovasculares y, en determinados casos, incluso cáncer. Sin embargo, como en todo, hay carnes y carnes. Por ello aquellas que sí podemos consumir son la ternera magra, el buey o el caballo, que aportan menor cantidad de grasa y alto valor en proteínas, hierro, zinc, fósforo, potasio y vitamina B12. Este tipo de carnes rojas son buenas debido a su aporte de hierro.

 

Por otro lado, tenemos las carnes blancas que son las más recomendadas en las dietas omnívoras. Estas serían la carne de conejo, de pollo y pavo. Al igual que las anteriores, tienen alto valor biológico, pero menos grasas saturadas y colesterol. Si quieres mantener una adecuada dieta saludable se recomienda consumir carne blanca de 3 a 4 veces a la semana, combinándola con otras fuentes de proteínas como el pescado blanco y azul, los huevos y las legumbres.

También te puede interesar  Volver a la "mesa camilla"

De hecho, la carne de pollo es una de las más consumidas, 13,87kg por persona al año, no sólo por su precio económico, si no, porque es una de las más saludables y de las que menos grasas contiene. No obstante, hay cortes que son más hipocalóricos que otros, como por ejemplo la pechuga. El pollo es una fuente rica de proteínas, hierro, fósforo y magnesio.

 

Por otra parte, el pavo es una de las carnes más magras que podemos encontrar en el mercado, solo contiene un 2,2% de grasa y la mayoría se encuentra en la piel. Esto la convierte en una carne hipocalórica, con alto contenido en proteínas y bajo en sodio.

 

Por lo que respecta al conejo, este cuenta con 2,32 gramos de grasa, alto contenido en proteínas y minerales como el selenio, hierro vitaminas del grupo B (B12, B6 yb3).

 

¿Son saludables los embutidos?

La respuesta depende del tipo de carne con el que estén hechos. Si se trata de embutidos elaborados con carne de pollo, pavo o jamón dulce, son más saludables, que aquellos que están hechos con carne de cerdo. Eso sí, desde la carnicería masmit.com nos advierten que a la hora de comprarlos, debemos asegurarnos de que en la descripción de los ingredientes figure un porcentaje de entre 80/90% de carne de pollo o pavo, junto con la cantidad de sal, debiendo ser siempre inferior a los 100gr por producto.

 

¿Y qué pasa con el jamón? Seguro que te lo estarás preguntando… Por suerte para los amantes del jamón y la dieta sana, el jamón curado es uno de los embutidos menos procesados, por ello debemos limitar su consumo a un máximo de 2 veces por semana, dependiendo de la persona.

 

El hecho de que no todas las carnes sean iguales, se debe a que no comparte las mismas propiedades organolépticas, las mismas propiedades nutricionales o cantidades de grasa.