Dislexia, una dificultad del aprendizaje aún olvidada

 Dislexia, una dificultad del aprendizaje aún olvidada

La dislexia es una Dificultad Específica de Aprendizaje (OEA) de origen neurobiológico caracterizada por la presencia de dificultades en la precisión y fluidez en el reconocimiento de palabras escritas y por un déficit en las habilidades de decodificación lectora y deletreo. Lo que acarrea dificultades en la velocidad y comprensión lectora. Asimismo, se ven afectadas capacidades relacionadas con la escritura. Estas dificultades son consecuencia de una dificultad en el área fonológica del lenguaje. Las dificultades en la lecto-escritura se presentan de manera inesperada ya que otras habilidades cognitivas se desarrollan con normalidad.

 

«Según los datos de la Organización mundial de la Salud, un 10% de la poblacion española es dislexica. Si trasladamos estos datos al aula, en una clase de 25 alumnos habría al menos dos alumnos con dificultades de la lecto-escritura»

.

La dislexia es la gran desconocida y olvidada dentro del sistema educativo de todos los niveles. El diagnóstico es cada vez más temprano (no por ello lo suficiente). pero una vez detectada, todavía queda por recorrer el camino más importante y, generalmente, el más difícil: cómo abordarla, cómo tratarla, cuáles son las adaptaciones pertinentes etc. En 2006, la LOE incluyó a los alumnos con dislexia como «alumnado con necesidades educativas especiales», pero pese a ello, sigue sin existir una normativa que fije cuáles son las acciones que llevar a cabo en las aulas.

A este déficit de la normativa tenemos que sumarte que el sistema educativo está diseñado para acceder y evaluar los aprendizajes principalmente a través de una vía del lenguaje escrito. Para quienes padecen dislexia, esto supone otra desventaja a la hora de adquirir los aprendizajes pertinentes. Si el alumnado con dislexia no recibe un planteamiento educativo adecuado y no se le ofrecen las adaptaciones pertinentes para el mismo. Los resultados observables no harán justicia a las capacidades reales de estos. Creer que únicamente el esfuerzo garantiza el éxito en la educación, es erróneo y lleva a muchos estudiantes a pensar que son tontos. acarreando dificultades de autoestima. Por lo tanto resulta necesario que aparte de las dificultades implicadas en la lecto-escritura, se ofrezca un espacio para trabajar la gestión emocional con este alumnado.

También te puede interesar  ¿Como sabemos que debemos ir al logopeda?

despega dislexia

Muchas familias, asociaciones y centros seguimos trabajando para que se reconozcan y se den las respuestas necesarias a esta problemática. Es por ello que os animamos a todos a uniros esta semana a las diferentes reivindicaciones, a llenar nuestros estados y perfiles de distintas imágenes reivindicativas y sobre todo, a seguir trabajando conjuntamente para avanzar en la construcción permanente de una cultura inclusiva en el sistema educativo.

 

Asociación Despega Dislexia de Madrid

Twitter @despegadislexia 

Facebook @despegadislexiamadrid 

Ana Olivares Valencia

2 Comments

  • Soy mujer profesional, de 54 años y aún lucho con mi dislexia . Con compañeros de trabajos donde se han burlado de mi por mi escritura trabajando con niños con diagnóstico TDAH, no logrando entender lo difícil que es ser dilexico

    • Empatizamos totalmente con tu situación, por eso, por casos como el tuyo, creemos que es tan importante dar visibilidad al problema. Mil gracias por tu comentario, Jeanette.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *