Cambio climático y una alimentación sostenible

 Cambio climático y una alimentación sostenible

Hay que reconocer que al mes de marzo no le falta de nada, viene repleto de fechas importantes, el día de la Mujer, las Fallas y día del Padre, empieza la Primavera… Son muchos los días señalados, pero en Revista Explora queremos destacar el Día Mundial de Acción por el Clima, que se celebra el 26 de marzo

Y para ello, escribimos sobre uno de los factores que más afectan al Clima actualmente: el impacto que tiene la alimentación en el cambio climático.

Empezamos con un artículo sobre la alimentación sostenible, hablando de los alimentos de proximidad. También hablaremos próximamente sobre la ganadería extensiva y sobre el etiquetado de productos alimenticios sin procesar. Tres temas de máxima actualidad.

¿QUÉ SIGNIFICA COMER SOSTENIBLE?

Se habla mucho de sostenible, pero muchas veces no tenemos claro lo que es sostenible. Hoy vamos a aclarar algunos conceptos con la inestimable colaboración de Jaqueline Gómez hortelana, madre y bióloga ambiental.

¿Qué significa comer sostenible o elegir productos de temporada?

Productos de temporada son aquellos que la Tierra nos proporciona en cada estación, cuando más sabor, aroma y nutrientes pueden adquirir de forma natural, con un cultivo respetuoso con los recursos naturales.

Todo el mundo tiene claro que las plantas necesitan tres cosas básicas para crecer: luz, que en España tenemos mucha, agua (no tenemos tanta) y abono, que aportará los nutrientes necesarios para el crecimiento de las plantas

En cuanto al agua, siempre hemos sido un país con más cultivo de secano. Sin embargo eso ahora está cambiando muchísimo. Consumimos sin parar productos de regadío, y hay que plantearse de dónde procede tanta agua. En general las aguas se extraen del subsuelo y de trasvases. ¿Es eso sostenible? El debate está abierto, y son muchas las voces que alertan de que los acuíferos se están secando, que se está extrayendo demasiada agua de nuestro subsuelo. No olvidemos que vamos a dejar un planeta desolado a nuestras hijas e hijos.

Y ¿qué pasa con el abono? El abono es la clave de la contaminación que produce la agricultura. Más allá del consumo de agua, nos encontramos en un momento en el que se está abusando de los abonos químicos, abonos que no se fijan en la tierra y en una gran proporción se liberan,  uniéndose a los gases de efecto invernadero.

Pero si actualmente gracias a la agricultura convencional  intensiva tenemos de todo  durante todo el año ¿qué puedo hacer yo?

Los consumidores y consumidoras debemos  ser conscientes de las repercusiones que pueden tener nuestras decisiones de compra.

Vamos a poner  un ejemplo cotidiano: te puede apetecer mucho comer un tomate en pleno invierno, un tomate de invernadero; pero detrás de ese gesto que tú consideras saludable, porque un tomate es sano, detrás de ese gesto hay muchas consecuencias.

  1. Seguramente ese tomate no sabrá a nada, se habrá cultivado entre plásticos, se habrá recogido verde y habrá madurado en una cámara. Llega a la estantería del súper con un color rojo muy apetecible, pero al morderlo nos damos cuenta de que no tiene sabor ni aroma, son tipos de tomates seleccionados por su aspecto y resistencia, pero no por su sabor. Y se cultivan en detrimento de otras variedades menos rentables pero más ricas.
  2. Además la tomatera se habrá abonado con productos químicos pues las tierras de los invernaderos están esquilmadas y necesitan gran aportación de nutrientes, con el efecto contaminante que conlleva la producción y el uso de abonos químicos, que son la mayor causa del efecto invernadero.
  3. Estas plantas cultivadas de forma intensiva requieren mucho riego. Podemos adivinar que para conseguir el agua se han utilizado técnicas no muy respetuosas con el medioambiente.
    Es cierto que la agricultura moderna ha optimizado los recursos y mecanismos, y que en los invernaderos se consume muchísima menos agua que al aire libre, pero como consumidoras responsables debemos estar informadas para tener estos factores en cuenta a la hora de hacer la compra.
  1. Y además ese tomate  viene, seguramente, de los invernaderos de Almería, donde se ha producido una impresionante degradación del paisaje, y ha recorrido largas distancias en camiones hasta su punto de destino. En la cadena de distribución habrá pasado por varios intermediarios, y en cada uno de ellos se habrá encareciendo el precio del tomate, de tal manera que el agricultor recibe una mínima parte del valor que pagamos por el producto, un precio muy inferior al precio justo.
También te puede interesar  ¿Somos lo que comemos? y ¿Lo que bebemos?

En resumen, los tomates de verano, los de la huerta, son mucho más saludables y mucho más sostenibles. Pero tan solo están disponibles en temporada. Tu decides.

 Y ¿qué puedo hacer para apoyar el cambio del sistema?

Empecemos por lo más sencillo:

  1. Consume productos de temporada. En este link te puedes bajar un calendario de productos que nos han facilitado en Huerto Pinar para ayudarte elegir. Si quieres más información, también hay aplicaciones y webs que te van indicando lo que hay en cada momento en la tierra.
  • Ya consumo productos de temporada, pero quiero hacer algo más
  1. Consume productos de tu zona, los denominados productos de cercanía o proximidad. Intenta contactar con agricultores y productores locales que utilizan sistemas de cultivo y producción sostenibles. Que te pueden contar lo que plantan en cada momento y por qué eligen cada tipo de cultivo.
  2. Evita el consumo de los llamados alimentos kilométricos. Como ejemplo tenemos, la piña. Su recorrido desde Costa Rica, donde se produce, hasta España, donde se consume, es de 8.458 Km. Este largo viaje por barco o avión supone una gran emisión a la atmósfera de gases de efecto invernadero
  3. Consume productos de circuito corto, es decir aquellos en cuya cadena de distribución hay el mínimo de intermediarios, porque un pago justo a las personas que trabajan la tierra permite que produzcan con mejores condiciones.

      Existen grupos de consumo y otras iniciativa, como MadridKm Región, en cuya web puedes encontrar fincas cercanas para comprar tus productos. Los mercados de productores de La Casa de Campo o del Planetario son también una opción muy interesante, y además en el barrio tenemos un punto de recogida de  La Colmena que dice Sí que facilitan los contactos directos entre productores y consumidores.

SORTEO DE UNA CESTA DE PRODUCTOS DE PROXIMIDAD

En La Colmena de Conversa,  que forma parte de la plataforma La Colmena que dice Si,  quieren a darte a conocer la calidad de los productos que puedes encontrar en su grupo. Y para ello organizan con Revista Explora EL SORTEO DE UNA CESTA DE PRODUCTOS DE PRODUCTORES LOCALES. La cesta valorada en más de 100 euros incluye verduras, frutas, lácteos, embutidos, vino, cerveza, condimentos, chocolate….

Si quieres saber más sobre el sorteo Pincha aquí

 

Explora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *