Visitando la Finca de Vista Alegre, antes de la apertura

 Visitando la Finca de Vista Alegre, antes de la apertura

Un día soleado de marzo nos pusimos nuestras mejores galas para acudir a una visita muy especial: los jardines del Palacio de Vista Alegre; en esa fecha todavía estaban cerrados al público, por ello sería una visita desde el Centro de Educación de personas adultas acompañadas de Miguel Angel Martínez, profesor y miembro de Carabanchel Historia y Patrimonio (CHyP)

Aunque se rumoreaba que los jardines se iban a abrir pronto había bastante desconcierto, pues los responsables de la restauración de la Comunidad de Madrid no daban información concreta. Nosotras, siempre pendientes de las novedades del barrio, queríamos saber más, para contároslo. La reunión con Miguel Angel fue muy interesante, así como el proyecto de Museo de la Pedagogía elaborado por Carabanchel Historia y Patrimonio que os contaremos con detalle en este artículo.

Unas pinceladas de historia sobre la Finca de Vista Alegre

La finca del Palacio Nuevo de Vista Alegre es inmensa. Uno de los laterales que están en General Ricardos, destacan por dos grandes osos que se colocaron en los años 80 y que son la puerta de entrada. Cuando vayáis, fijaos en la fuente que hay junto a la entrada. Según nos dijo Miguel Angel es una fuente regalada por el Marqués de Salamanca al pueblo de Carabanchel Bajo, datada  en 1863, que se ha mantenido hasta hoy.

La apasionante historia de los jardines que tenemos en nuestro barrio, y que por cierto,  nada tienen que envidiar a los del Retiro o los de la Quinta de los Molinos, comienzan con la apertura de los Baños de Vista Alegre, en el año 1825. En esa época los establecimientos de baños estaban de moda, eran fincas de recreo donde acudían los nobles y burgueses para disfrutar del tiempo libre. El edificio original de aquellos baños todavía se conserva, el llamado Palacio Viejo. Hay numerosas referencias a actividades y jolgorios que se organizaban en la finca de Vista Alegre, en la que había muchísimas atracciones para los visitantes.

Para que os hagáis una idea de las fiestas que se celebraban tomamos este fragmento de Historias matritenses: 

así en Julio de 1825 se informa que los baños habían sido visitados por los reyes y que el horario de los mismos era de 5 de la mañana a 11 de la noche. El 23 de octubre de ese mismo año se anunciaba una fiesta de esta forma:

juegos de pato, de la flecha, de la bala, de los equilibrios, a los bolos, bolas y volantes de varias clases, todos ellos por la mañana; menú al medio día, y por la tarde: música militar varias composiciones escogidas: se hará la pantomima del papa moscas, y en su intermedio se bailará el wals figurado, llamado el portuesino: también se hará el molinere con varias suertes, y entre ellas la muy vistosa de las banderas. Se elevará un globo aerostático con paracaídas, y una figura en forma de Apolo tocando la lira, que a cierta altura se desprenderá del globo y se la verá bajar muy despacio, manifestando la utilidad de tan preciosa invención. En seguida se presentará por primera vez a bailar la cachucha una señorita aficionada, y se procederá al sorteo de unos canastillos de frutas y ramilletes de dulces guarnecidos con flores, que se darán a los concurrentes a la función que la suerte designe: a este fin se dará gratis a la entrada al entregar el billete una tarjeta numerada, que servirá para la adjudicación de los premios, los cuales estarán expuestos a la vista del público. Se terminará la función con una bonita perspectiva de fuegos artificiales, entre los cuales habrá transformaciones representado el sol, su eclipse y la estrella del norte, ocultándose al fin con un hermoso nevado de fuegos que llenará todo el teatro, figurando la caída del telón (SIC)

Link a Historias Matritenses

Una de las invitadas a la inauguración, la Reina María Cristina quedó enamorada de la belleza de la zona, y comenzó a frecuentarla. Poco después, en 1832 María Cristina se hizo con la propiedad de esta finca, por lo que pasó a llamarse Real Posesión de Vista Alegre, tras lo cual comenzó la construcción del Palacio Nuevo y el adorno de los jardines con invernaderos, caballerizas y la plantación de numerosos árboles. 

Caballerizas
Caballerizas de la Finca de Vista Alegre
Palacio Nuevo desde la verja
Palacio Nuevo desde la verja

Nos podemos imaginar la preciosa finca que sería esa, con abundancia de agua, buen clima, una auténtica maravilla. Cuando esta reina se tuvo que exiliar dejó la propiedad a sus dos hijas: la reina Isabel II y su hermana María Fernanda. Tras ellas la propiedad pasó a manos del Marqués de Salamanca, que lo convirtió en su vivienda habitual hasta su muerte, en el año 1883. 

Tras estos 50 años de apogeo, los herederos del Marqués vendieron los terrenos al Estado para dedicar la finca a labores de beneficiencia, y aquí comenzó la nueva etapa de Vista Alegre. 

Desde entonces, durante todos estos años se dedicaron los edificios existentes a albergar instituciones educativas y/o de beneficiencia, y a los edificios originales se añadieron nuevos edificios e instalaciones. Y así la finca se ha ido dividiendo hasta llegar a albergar trece recintos con diferentes funcionalidades y lo que es peor, no todos propiedad de la Comunidad de Madrid, hecho que dificulta las tareas adminsitrativas para la toma de decisiones.

Apertura de los jardines de los Palacios de la Finca de Vista Alegre

Pero volvamos a un tema de máxima actualidad: la apertura de los jardines, que fue anunciada a finales de abril y tuvo lugar el 1 de mayo de 2021. Los Jardines de los Palacios de la Finca Vista Alegre fueron declarados Bien de Interés Cultural en 2018 por su valor paisajístico e histórico. Esta declaración fue conseguida tras años y años de esfuerzo y lucha de asociaciones de Carabanchel que veían cómo el barrio era privado de un espacio verde, de gran belleza, escondido tras una valla. Leer más2018

Los Jardines de los Palacios de la Finca Vista Alegre fueron declarados Bien de Interés Cultural en 2018

Cuando por fin se consiguió esta declaración, surgió un nuevo inconveniente, la falta de información sobre el proceso de apertura. Nos cuenta Miguel Angel Martínez que a pesar de numerosas consultas y peticiones de información, la restauración y apertura de los jardines debería haber sido más transparente, contando con las asociaciones vecinales y otras entidades culturales y educativas del distrito.

También te puede interesar  Paseo por el parque de las cruces

En el momento de la apertura, la Comunidad ha actuado sobre aproximadamente un tercio de la finca, y sigue habiendo trabajos en marcha sobre los que tampoco hay datos.

plano de la finca

Por otro lado, también existe un gran descontento sobre la forma como se organizan las visitas, y nos unimos a la pregunta. ¿Por qué en vez de ser un jardín histórico de libre acceso como lo son la finca de Los Molinos, el Retiro, la Casa de Campo, ha de hacerse la visita con cita previa?  ¡Y con tiempo limitado! Esto nos priva a las vecinas y vecinos de poder acceder a unos maravillosos jardines para un paseo improvisado cualquier tarde. Y desde luego genera una diferencia compartiva entre barrios que no se entiende muy bien. 

Por el lado positivo, celebramos la apertura de estos jardines, un paseo muy recomendable, divertido, educativo que nos traslada a otras épocas de la historia de nuestros barrios, cuando era la zona preferida de los ricachones madrileños. Quién iba a pensar que años después Carabanchel sería uno de los barrios deprimidos de la capital. 

Esperamos con ilusión la restauración de las fuentes, entonces seguro que será uno de los jardines históricos más bonitos de Madrid. Ojalá que se abra al público de forma habitual sin necesidad de reserva y los vecinos disfrutemos sin trabas de nuestro jardín. 

Un proyecto de Museo para la Finca de Vista Alegre

Nuestra visita a la Finca tuvo un tema destacado. El proyecto que presenta Carabanchel Historia y Patrimonio para este lugar. Como ya comentábamos arriba, la Finca fue dedicada a funciones de beneficiencia y educación. Especialmente el Palacio Nuevo, el que fue la casa del Marqués de Salamanca, que no ha sido abierto a las visitas, fue un centro de asilo del trabajo, Instituto de reeducación de inválidos y colegio de Educación Especial María Soriano.

Según nos cuenta Miguel Ángel Martínez, en sus salones se almacenan gran cantidad de materiales didácticos, juguetes de los niños que vivían en las residencias de Huérfanos, libros y otros enseres propios de las aulas. Por ello han pensado que sería muy apropiado crear un Museo de la Pedagogía. 

  • No son muchos los Museos dedicados a la Historia de la Pedagogía, pero en este caso tenemos una situación ideal, por su historia y el material que alberga. Nos gustaría encontrar a un interlocutor en las instituciones para dar cabida a este proyecto, que enriquecería el espacio, nos explica Miguel Ángel

Durante la visita con Miguel Angel, tuvimos ocasión de ver cómo iban las obras de restauración desde el exterior del Palacio de Bella Vista, que en su tiempo también formó parte, junto al Palacio Viejo del Colegio de Huérfanas de Militares de la Unión a cargo de las Hermanas de la Caridad.

Nos llamaron la atención las vidrieras que decoran las puertas del CEPA. Nos contó Miguel Ángel que hace años se impartían en el centro talleres de vidrieras, joyería y cerámica, entre otras enseñanzas.

Eso nos hizo reflexionar sobre lo acertado de este proyecto, pues en estos espacios se ha producido un efecto curioso: el relativo abandono de las instituciones que nunca han considerado el incalculable valor histórico de estos espacios ha permitido que se hayan acumulado testimonios reales de las personas que se han alojado o educado en sus palacios y estancias, dejando una huella personal en cada rincón que también tiene un gran valor histórico que debemos conservar.

También nos acercamos al Palacio Viejo, que antaño fue el Colegio de Huérfanas de Militares de la Unión a cargo de las Hijas de la Caridad que mandaron construir el vistoso pasillo sobre columnas, que se ve desde fuera. Actualmente el Palacio es sede del Centro Regional de Innovación y Formación del Profesorado, Las Acacias, donde hay una enorme biblioteca especializada en educación y enseñanza, y un teatro precioso, que de vez en cuando alquila Jose Mota para hacer el especial de Nochevieja. 

  • ¿Un teatro histórico en Carabanchel? fue nuestra pregunta espontánea. ¿Y no se puede abrir al público?

Miguel Angel se encoge de hombros: Ojalá se pudiera, pero por ahora no hay ningún plan de poner este recurso al servicio del barrio y de la ciudad. ¡Una pena!

Nosotras ya hemos reservado fecha para visitar el jardín y contarlo en nuestra revista. Pero el mejor consejo que podemos dar desde aquí es que lo visitéis y disfrutéis de un lugar tan singular y magnífico como estos jardines que tenemos la suerte de tener tan cerca de casa. Y luego nos contéis la experiencia en nuestras redes.

Link para reserva de citas para la visita a los Jardines de los Palacios de Vista Alegre

Explora

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *